Inicio mi decimonovena temporada como profesional en una disciplina que me encanta: el baloncesto. En pleno inicio de la competición, son muchos los medios de comunicación que lanzan diferentes reportajes sobre quién será el mejor jugador en determinada posición, cuál es el mejor fichaje, quién será el jugador revelación…

Hoy en esta entrada también quiero dar mi equipo de gala básico…  para la salud mental del entrenador.

El estado emocional de los entrenadores tomará un papel primordial esta temporada, si ya de por si son muchas las situaciones de ansiedad a las que somos sometidos los entrenadores, este año va a ser especial por toda esa incertidumbre que nos abarca en el día a día.

 Y como en baloncesto juegan de inicio cinco, pues estos son los cinco apoyos psíquicos para este nuevo arranque de temporada.

Comenzamos la alineación con el amor. No hay lugar a dudas que la pasión mueve a los entrenadores. Es un sentimiento mágico que sólo los que amamos realmente este deporte lo podemos experimentar. El amor hará que tengamos confianza plena en nuestros jugadores, lo bueno que les pase a ellos, será bueno para el entrenador.

La paz sería otro “jugador” clave en nuestro equipo inicial. Esto sería no tener ningún frente abierto con nadie, manteniendo un estado de equilibrio y estabilidad para mantener la unidad del equipo. Por supuesto, que terminar cada día con la sensación de trabajo bien realizado ayudará muchísimo a perdurar las vibraciones positivas, tan necesarias en la temporada deportiva.

Seguimos el listado con el respeto. Me refiero a aceptar las diferencias entre unos y otros. En un equipo la diversidad es palpable. Se mezclan culturas, razas, religiones, formas de pensar y por supuesto formas de entender el juego, habilidades diferentes en lo referente a la técnica individual que cada uno posea. Tratar con respeto a los integrantes del equipo, servirá para que las relaciones internas sean adecuadas y satisfactorias, combinación perfecta para enfrentarse a los momentos conflictivos que surgirán durante el año.

A la honradez también la pongo en el equipo titular. Quien es honrado se muestra como una persona rigurosa y justa, además de inspirar confianza. Un entrenador honesto representa la verdad, decidirá en todo lo momento lo que es mejor para uno mismo y para el resto. Y como en una temporada el trabajo debe ser sumar cada día para mejorar, las acciones correctas nos harán mejores a largo plazo.

Termino dando otro puesto en la titularidad a la esperanza. El entrenador como primer líder del equipo tiene que mostrar confianza de lograr los objetivos se desean. En el deporte ganar y mejorar están en boca de todos. Si eres un entrenador con capacidad de generar confianza y que todos crean que lo pueden conseguir, tienes más de media batalla ganada.

Estos han sido mis “fichajes” estrellas del verano. Ahora me toca también trabajar para desafiar un año más el hechizo que supone el baloncesto profesional.

Y, para ti ¿Cuál sería tu fichaje estrella?

¿CÓMO CRECER? (Jorge Bucay)

Un rey fue hasta su jardín y descubrió que sus árboles, arbustos y flores se estaban muriendo.

El Roble le dijo que se moría porque no podía ser tan alto como el Pino. Volviéndose al Pino, lo halló caído porque no podía dar uvas como la Vid. Y la Vid se moría porque no podía florecer como la Rosa. La Rosa lloraba porque no podía ser alta y sólida como el Roble. Entonces, el rey encontró una planta, una Fresa, floreciendo y más fresca que nunca.

Rey Caminar Jardín - Imagen gratis en Pixabay

El rey preguntó: «¿Cómo es, que creces saludable en medio de este jardín mustio y sombrío?» «No lo sé. Quizás sea porque siempre supuse que cuando me plantaste, querías fresas. Si hubieras querido un Roble o una Rosa, los habrías plantado. En aquel momento me dije: «Intentaré ser Fresa de la mejor manera que pueda».

Ahora es tu turno. Estás aquí para contribuir con tu presencia. Simplemente mírate a ti mismo. No hay posibilidad de que seas otra persona; puedes disfrutarlo y florecer, o puedes marchitarte en tu propia condena…