Sumidos en una gran pandemia mundial, oímos que seremos otros al salir de esta crisis…los hay optimistas y creen que ya hemos aprendido y luego están los que piensan que nada cambiará, que el mundo, después de este respiro que se ha dado para respirar de la humanidad, seguirá igual.

Por eso esta semana quiero reflexionar sobre los valores (*), eso que muchas veces achacamos cuando algo no nos gusta de personas o situaciones, y ¿con cuál valor me quedo? Con el de la honestidad, esto es lo que más me maravilla al conocer a alguien, su decencia para poder creer en él o en ella.

Es fácil desviarse de este valor, de saltarlo de vez en cuando, y mi lucha diaria es eso: seguir fiel a mis ideales, esos que todos tenemos dentro y simplemente tenemos que despertarlos y no serlos infieles por un puñado de ego.

La honestidad y la decencia son el valor que hacen que una persona sea consciente de la dignidad humana. Valores, os necesitamos mucho, estamos en un proceso ideal de aprendizaje humano.

Comparto un cuento que encontré por internet y que espero os ayude a desarrollar y ejercitar vuestros valores:

VIVE COMO LAS FLORES

Maestro, ¿Qué debo hacer para no quedarme molesto? Algunas personas hablan demasiado, otros son ignorantes. Algunos son indiferentes. Siento odio por aquellas que son mentirosas y sufro con aquellas que calumnian.

– ¡Pues, vive como las flores! Advirtió el maestro.

– Y ¿Cómo es vivir como las flores? Preguntó el discípulo.

– Pon atención a esas flores

– continuó el maestro, señalando unos lirios que crecían en el jardín. Ellas nacen en el estiércol, sin embargo, son puras y perfumadas.

Extraen del abono maloliente todo aquello que les es útil y saludable, pero no permiten que lo agrio de la tierra manche la frescura de sus pétalos.

Es justo angustiarse con las propias culpas, pero no es sabio permitir que los vicios de los demás te incomoden. Los defectos de ellos son de ellos y no tuyos.

Y si no son suyos, no hay motivo para molestarse.

Ejercita pues, la virtud de rechazar todo el mal que viene desde afuera.

Esto, es vivir como las flores.

Pulsa para realizar el ejercicio: *Descubre tus valores