Quiero empezar la semana con un reflexión relacionada con el trabajo de equipo, algo que me apasiona y que me ha rodeado en los últimos 25 años.

Tener el afecto de los colaboradores puede suponer un gran paso para que se conviertan en personas abiertas al aprendizaje y a la adquisición de nuevas estrategias propuestas por el líder:

a) ENTUSIASMO
Desbordar ilusión cada día, positivos con muchas ganas de trabajar, ver al líder como una persona radiante, repleto de ilusión por enseñar y aprender a diario.

b) PROTECCIÓN
No es otra cosa que ayudar a que los colaboradores estén en buenas condiciones mentales, acondicionar bien su puesto de trabajo, dotar de las herramientas necesarias para una mejor productividad e impedir que sufran.

c) RESPETO
Uno de los grandes valores de la humanidad no puede estar exento en un responsable de área, tratar bien a los colaboradores, tenerles en consideración sin discriminar ni ofender.

Cambiemos la palabra líder por la de entrenador y ya tenemos 3 magníficas palabras para no descuidar en nuestra hoja de ruta diaria… como entrenadores…como padres o madres…como jefes de departamento…

¡Gracias por vuestra lectura!